13 enero, 2007

El almacén de la vida

http://www.madridhistorico.com/
Dirección: Calle del Príncipe, 28, c/v Calle de las Huertas, 13.
Palacio del Duque de Ugena.
El almacén de la vida

Paseo por la ciudad. Por sus calles donde se halla todo lo que necesitamos para soñar y por que no para solventar nuestras necesidades anímicas y hasta materiales.
Camino solitario pero sin embargo me siento acompañado, al tiempo que noto el trasiego de la ciudad, el movimiento de las personas que van y vienen, mientras realizan sus quehaceres diarios.
Me topo con esa viejecita canosa con la mirada sabia que con una sonrisa piropea mi relativa jovialidad, mientras siento la presencia lozana de esa bella mujer que anda magistralmente al ritmo de su juventud y que me llena el alma de optimismo.
Después al frente diviso un cruce, y me detengo junto a un tropel de personas, todas distantes de mi pensamiento, algunas hablando entre ellas y todas consumiendo la vida.
Entonces me viene a la memoria lo que he caminado a lo largo de mi existencia, lo que he dejado en el camino, los buenos recuerdos y también las desventuras, pero pienso que al fin de cuentas todo lo encontré en la calle.
En la calle trabajamos o buscamos el trabajo, nos encontramos con nuestros amigos o seres queridos, y a veces no damos el último adiós.
Luego sonrío y recuerdo como al atardecer nos apretábamos la mano y caminábamos hasta el solitario parque, o cuando te llevaba a casa, y te daba ese furtivo beso para después vigilar que entrases en tu portal sana y salva.
Recuerdos, vivencias, alimentos del alma que muchas veces se encuentran en la calle, que es ese gran almacén de la vida.
En definitiva hoy me siento felizmente urbano.

Efe

19 comentarios:

  1. Muchas veces me sucede que salgo a caminar, sólo por matar un poco el tiempo o revivirlo, busco mi banquillo favorito del parte y hago como que leo, pero no, obversa a cada persona que pasa y según sus rostros, comienzo a imaginar cómo serán sus vidas. Trato de interesarme en la lectura, pero de pronto me doy cuenta que observo y recuerdo.

    Besitos. Me gustó tu post.

    ResponderEliminar
  2. Observar y luego traer los recuerdos es un gratificante también para mi.
    Gracias tari por venir.
    besos.
    efe

    ResponderEliminar
  3. ¡Pero qué hermosas palabras Francisco!!!!
    Me has conmovido y en esa cafetera del tiempo me tomarái un café contigo para repetir historias, para recordar rincones, para acariciar la vida...
    Vale!!!!
    ¡¡¡Que uno es feliz caray!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. me encanto, ademas el lugar es bello
    a veces no vemos lo que tenemos, vamos tan rapido o preocupados que dejamos pasar por alto muchas cosas bellas
    como estas amigo?, siempre se te extraña
    yo he estado mas o menos estoy de nuevo con mi dolor al alma que me mata, pero me doy fuerzas
    ya que deje atras un pasado
    pero no falta lo que llega y Dios que cuesta aceptar lo que menos esperas
    en fin, yo solo digo sea lo que Dios quiera y trato de darme animo, pero hay hay dias que se pierde
    disculpa si te cuento
    desde el blog de Freyja, la tristeza inunda a veces de momentos y recuerdos
    sorry y yo dandote mis problemas
    deseo que estes bien, animo y fuerza a lo que sea y venga y recuerda que aqui esta mi apoyo
    besitos y un buen fin de semana





    besos y sueños

    ResponderEliminar
  5. Y veo que, como a mí, te gusta apreciar los detalles de las ccalles y sus gentes. Cuántas cosas por descubrir...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Urbano o no lo importante es que te sientas feliz.
    Un besito Efe.

    ResponderEliminar
  7. Y la mirada recrea todo lo que fue en un tiempo...

    besos

    ResponderEliminar
  8. Yo odio la urbanidad,... misántropa que es una :P

    Dark kisses

    ResponderEliminar
  9. A mi me gusta observar mucho mi alrededor, se aprende un montón, besos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Francisco muy buen post y me retrocedí al ayer donde quedaron huellas,olores y maravillosos recuerdos..cariños.

    ResponderEliminar
  11. Hermoso blog, muy bien logrado, la música fantastica ya que aleja la mente de la lucha díaria.
    Un saludo de otro francisco.

    ResponderEliminar
  12. Efe, me traaes tantos recuerdos, tantaos besos, tantas cosas.
    Esa calle, casi adiario pasaba por ella, casi adiario en la noche reia y compartia amistad...

    Gracias amigo, como sigas asi, vuelvo antes de tiempo.

    te quiero

    ResponderEliminar
  13. Yo siempre me siento felizmente urbana. Me encanta mi ciudad, pasear por ella, por sus parques, plazas o calles. Me encanta ver la gente, que siento tan ajena y tan cercana a la vez. Me gusta asomarme a la ventana y mirar como camina la gente, imaginar a donde van, que salen del trabajo o que entran en él. Y por supuesto, como a tí, la ciudad me trae recuerdos de tiempos vividos en ella, de gente, de alegrías y a veces de tristezas. De mi vida.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  14. Cuando termino mi jornada laboral, siempre me gusta pasear por la ciudad, aunque sea poco rato, lo tengo como norma. Es bueno no desvincularse de tu ciudad.

    Un abrazote amigo mio.

    bohemiamar.

    ResponderEliminar
  15. Besos calidos en momentos complejos.

    ResponderEliminar
  16. Francisco, yo que viví en una gran urba como es Barcelona, me cambié a un pueblecito costero.

    Y me encanta volver a bajar de tanto en tanto, perderme en la multitud, entonces acuden a mi mente muchos días transitados.

    Porque sigo siendo urbano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. quiero saber como estas?
    no se te siente y creo que no estas bien de animo
    ojala me equivoque y no sea asi
    avisame como estas por fa amigo
    te dejo un abarzo grande y un buen fin de semana
    besitos



    besos y sueños

    ResponderEliminar
  18. gracias a la vida ..que con 33 años he despertado y darme cuenta que no es tarde pare vivirla verdaderamente con fuerzas de pie, con miedos pero erguidos con futuros inciertos pero algo maravillosos viviendo el hoy y lleno de sueños...lenos de amor de vida , de recuerdos de presentes y mucho y por mucho vir y conocer la paz de tu propia alma

    ResponderEliminar

Dejame tus palabras y coge un sueño.