17 enero, 2009

El laboratorio del amor

Imagen de Oleg Kosirev

El laboratorio del amor.

Sus cuerpos desnudos descansaban después de una noche plena de lujuria y pasión. La mujer había querido regalar a su pareja algo especial, había deseado entregarle aquel día el fondo de su mente y su cuerpo. La cena fue frugal pero exquisita, las velas acompañaban a una partitura de su intérprete preferido, y el champán esta vez era francés.
Antes...
La espuma de un cálido gel y el agua templada de la ducha lograba que sus cuerpos desnudos se sintiesen frescos, al tiempo que una picara mirada de la joven, cargada de sensualidad les animara a sentarse a la mesa.
Hacía tiempo que no se regalaban unos momentos de pasión a sí mismos.
Que no disfrutaban de lo que la naturaleza les había dotado, por lo que en ese instante sus cuerpos se sentían plenos de deseo.
Los erguidos senos de la mujer apuntaban al ya libre y bello erecto miembro del varón, cuando en ese momento una explosión de pasión les fundió en un abrazo.
Sus labios sellaron un beso de amor como siempre desearon, mientras las finas manos de ella recorrían el mapa del cuerpo del hombre. Entonces él la tumbó sobre el lecho y allí la regaló un millón de besos.
La lengua del hombre recorría con fruición el cuerpo de su bella Dueña, hasta llegar al fondo de su ser. Los labios vaginales lubricados por el placentero viaje del varón lograban subir al cielo a la mujer y esta le devolvía más placer.
Al mismo tiempo disfrutaba mimando el varonil cuerpo de su amante.
Mientras el viril miembro de su hombre pedía ser invitado a la fiesta.
La mirada cargada de sensualidad de la bella fémina, marcó la tregua para que el hombre esta vez no pudiera evitar entrar dentro del cuerpo de la hembra. En ese momento sus cuerpos se fundieron en uno solo, sus gemidos se mezclaron con su sentimiento de deseo brutal y un latigazo varonil recorrió el cuerpo de ella, al tiempo que la sabia del hombre inundaba su sexo.
Exhaustos pero relajados un cálido beso les sumía en una paz intensa que sería el preludio de una pasional velada.


efe

12 comentarios:

  1. Qué erótico. Mi miembro viril tmabién le ha apetecido participar en la fiesta. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. Terriblemente sexual! Me ha gustado

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado Efe. Lo describes tan bien que una consigue verlo,incluso sentirlo.

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  4. la liberación orgásmica, uf que de energía se concentra-libera en momentos así.
    Me ha llegado la sexualidad que desprende este relato. Sí. Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  5. La paz que precede a la pasión. Cuánto se goza en ella.

    Un abrazo Efe

    ResponderEliminar
  6. El arte del preciado alquimista, la seducción, la pasión, la entrega... aquel instante que detiene el mundo, que forja las cadenas a la vida.

    Siempre sonrío al leerte, todo mi cariño con vosotros.

    ResponderEliminar
  7. No existe energia mas grande que la que se libera en ese momento de pasión, deseo.
    Me ha encantado, he formado parte de el, he estado allí, sintiendo lo que ellos sentían.
    Enhorabuena, un besito.

    ResponderEliminar
  8. Un bello relato erótico muy sutil, ya sabes que hablando de estos temas es fácil caer en la vulgaridad, pero tú lo has hecho genial.
    ¿Sabes? lo que más me ha impactado del relato es esta frase... “había deseado entregarle aquel día el fondo de su mente y su cuerpo”
    Siempre hablamos del cuerpo, pero entregar tu mente a otro tiene muchísimo más valor.
    Un beso y gracias por regalarnos estos momentos de lectura tan agradables.

    ResponderEliminar
  9. Un relato erotico genial, me llevaste a donde querias...!!!
    Perodejame decirte algo... él próximo post con letra mas blanca please!!!
    Casi estoy pensando en denunciarte con mi oculista!!! jajja (bromita)
    Besos llenos de luz mi EFE!!!

    ResponderEliminar
  10. terriblemente erotico y sensual . Una pasion sin limites... Divino !!
    besitos muy dulces cargaditos de pecado

    ResponderEliminar
  11. Encajando como siempre a la perfección la conjunción de la entrega. Esa mezcla que sólo el buen cocinero sabe hacer para convertir los elementos en un plato exquisito.
    Siempre contigo amigo.

    ResponderEliminar

Dejame tus palabras y coge un sueño.